viernes, 21 de septiembre de 2007

FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN: DÍA UNO

Cronemberg, Mortensen y la mafia

Ayer desplegó la alfombra roja el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, en la que es su 55ª edición. Un certamen que ha ido decayendo en los últimos años, dejando de estar entre los más importantes por distintas cuestiones. La escasa repercusión de las películas a concurso o la cercanía en el tiempo de otros festivales con más relevancia o con más presupuesto en sus arcas, han hecho que Donosti ya no sea un destino cinematográficamente tan atrayente como en años anteriores. Sin embargo, eso no quiere decir que, star system aparte, no se pueda ver buen cine a la vera de La Concha.

La jornada inaugural empezó con un plato fuerte, ya que David Cronemberg presentó su nueva película Promesas del Este. Al igual que en Una historia de violencia, Cronemberg se acerca en su nuevo film al mundo de la mafia, nuevamente de la mano de Viggo Mortensen y con Naomi Watts, Vincent Cassel y Armin Mueller-Stahl completando el reparto. Si en el reciente Festival de Toronto Promesas del Este tuvo un gran recibimiento, la reacción ayer en San Sebastián no fue menor, ganándose el aplauso de crítica y público.
Por la noche tuvo lugar la gala de inauguración, en la que se hizo entrega del Gran Premio FIPRESCI a Cristian Mungiu por su película Cuatro meses, tres semanas y dos días. El film, último ganador de la Palma de Oro en el Festival de Cannes, abrió las proyecciones en la sección Zabaltegi, encargada de proyectar aquellas películas que ha triunfado en otros festivales.
Hoy se presenta a competición la primera película española, Mataharis de Icíar Bollaín. Del recibimiento del film y de todo aquello que vaya ocurriendo en el festival de San Sebastián se dará cumplida cuenta en esta página.
Qué pena no estar en Donosti para hincharme a pintxos…

No hay comentarios: