viernes, 7 de septiembre de 2007

CORTO: "EL COLUMPIO"

Amores e indecisiones

Como ya es viernes… pues eso, que toca poner un corto.
La carrera de Álvaro Fernández Armero (El arte de morir, Todo es mentira, Nada en la nevera) dio el salto en su carrera al realizar su primer corto, llamado El columpio, con el que ganó, entre otros premios, el Goya al Mejor Cortometraje de Ficción en 1993. En El columpio Coque Malla y Ariadna Gil son dos personajes que se encuentran en la parada del metro y que, a pesar de la evidente atracción mutua, no se deciden a dar el primer paso… hasta que cuando lo hacen ya es demasiado tarde.

FESTIVAL DE VENECIA: DÍAS OCHO Y NUEVE

Burton, Oliveira, Guerín, Miike... esto se acaba

Parece ser que en estos dos últimos días la calidad de las películas estrenadas en el Festival de Venecia ha descendido notablemente, a pesar de que algunos directores de renombre han pasado por la alfombra roja de esta 64ª edición de la Mostra. Quizá la razón resida en que el certamen cinematográfico veneciano empezó con un nivel excesivamente alto… pero vayamos por partes.
Dejando a un lado el homenaje que se le hizo el miércoles a Tim Burton, entregándosele un León de Oro Honorífico y proyectándose una versión 3D de Pesadilla antes de Navidad y un avance de ocho minutos de Sweeney Todd (que ha sido recibido con entusiasmo), en la Sección Oficial a concurso se ha podido ver la nueva película de José Luis Guerín En la Ciudad de Sylvia, único film español que compite por entrar en el palmarés. Desgraciadamente, las malas críticas que venían ya escuchándose desde nuestro país se han confirmado en una Mostra en la que casi todo lo que se han oído son comentarios negativos. Vamos, que algún crítico ha llegado a decir que es una tortura soporífera…
El silencio indiferente de los espectadores también recibió a la nueva cinta del japonés Takashi Miike Sukiyaki western django, su sangriento y particular homenaje al spaghetti western cuya curiosidad principal es la aparición estelar de Quentin Tarantino haciendo de pistolero.
Del mal recibimiento del film sobre la corrupción en la administración italiana L’ora di punta de Vicenio Marra, pasando por el inclasificable Peter Greenaway con Nightwatching en la que centra su visión en el cuadro de Rembrandt La Ronda Nocturna y el casi centenario (y soporífero) Manoel de Oliveira con su Cristovao Colombo-O enigma, llegamos a un film que ayer se presentó por sorpresa: Mad detective de Johnnie To (Election) y Wai Ka Fai, cuya explícita violencia fue recibida con división de opiniones.
Ya queda menos de un Festival de Venecia al que sólo le quedan dos películas por presentar a concurso: Chaos de Youssef Chahine y 12 de Nikita Mijailkov en la que hace una nueva versión de Doce hombres sin piedad. Y después de eso… los premios.