jueves, 27 de septiembre de 2007

FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN: DÍA SIETE

Wayne Wang emociona al personal

Mientras parte del público asistente al Festival de San Sebastián esperaba pacientemente frente al Hotel María Cristina para recibir a Samuel L. Jackson, que presenta hoy su película Cleaner, en la jornada de ayer se presentaron dos películas más a concurso: la norteamericana A thousands years of good prayers de Wayne Wan y Matar a todos de Esteban Schroeder, coproducción entre Argentina, Uruguay y Chile.
A thousands years of good prayers (algo así como Mil años de oraciones) de Wayne Wang narra la difícil relación entre una hija y su padre viudo, después de que este viaje desde China a los Estados Unidos para vivir con ella, tras varios años sin haber establecido contacto. La crítica ha señalado que gracias a la ternura y la sencillez se ha convertido en una de las posibles ganadoras del palmarés que se falla el próximo sábado.
Casualmente uno de los mayores éxitos de Wayne Wang fue Smoke, película cuyo guión escribió el actual presidente del jurado del certamen Paul Auster (Smoke tuvo una secuela llamada Blue in the face, codirigida entre los dos).
No tuvo tan buen recibimiento (aunque no desagradó) Matar a todos de Esteban Schroeder, cinta en tono de thriller que cuestiona el final de las dictaduras y su paso hacia la democracia en los países sudamericanos.
En otro orden de cosas, el Festival de San Sebastián recibió ayer (además de a Samuel L. Jackson) a Liv Ullman. La intérprete, directora y musa del recientemente fallecido Igmar Bergman recibirá esta noche el Premio Donosita como reconocimiento de su dilatada carrera.

"EL ORFANATO" A POR EL OSCAR

Era la candidata con más opciones

Parece ser que hay vida inteligente en nuestra bienamada Academia del Cine. Al final ha imperado la lógica y El orfanato, la ópera prima de Juan Antonio Bayona, es la que nos va a representar en la próxima edición de los Oscars. Eso si es elegida, claro está. Aunque todo hace suponer que estamos ante una de las más que posibles cinco candidatas al premio final, habida cuenta de las excelentes críticas que ha tenido allí por donde ha pasado y a que ya tiene distribución en los U.S.A. (incluso quieren hacer un remake). De todas formas, tampoco hay que lanzar las campanas al vuelo, porque ya conocemos el peculiar gusto de los norteamericanos, que son capaces de dejar fuera de las nominaciones a películas de mucho más calibre que algunas que acaban siendo, incluso, premiadas. Y para muestra el botón del Oscar a la mediocre película sudafricana Tsotsi hace un par de años.
El próximo 22 de Enero sabremos si El orfanato dará un paso más hacia los Oscar. Padrino no le falta, ya que su productor es Guillermo del Toro, que ya conoce de primera mano lo que es que una película suya coseche doradas estatuillas.