viernes, 29 de febrero de 2008

ESCENA DE "UNA HISTORIA DEL BRONX"

Lo único que importa

Aunque hace ya bastante tiempo que Robert De Niro se ha acomodado y no ha vuelto a ser el mismo actor que intervenía en películas como Uno de los nuestros, Toro Salvaje o Taxi driver, quedándose en una (en ocasiones) patética y pálida imagen de lo que ha sido para la historia del cine, todavía nos puede quedar el consuelo de que como director es capaz de aportar algo al séptimo arte. La confirmación la pudimos tener con El buen pastor, su segundo film tras (y delante) de las cámaras tras el buen sabor de boca que dejó con Una historia del Bronx.
Precisamente de aquella película es esta escena. Historia surgida de un monólogo del actor Chazz Palminteri (basado en vivencias propias) el film de De Niro narraba la especial relación entre dos padres, uno real (un honrado conductor de autobús) y otro adoptivo (un gangster), con un niño y cómo este madura gracias a ambos.
Una de las mejores escenas del film, que muestra a la perfección la relación padre-hijo con el gangster, es esta en la que ambos personajes hablan sobre la vida, el amor y las relaciones.

1 comentario:

Akicage dijo...

This comment has been removed because it linked to malicious content. Learn more.