viernes, 8 de febrero de 2008

ESCENA DE "ZOMBIES PARTY"

Una de zombies a ritmo de Queen

El año pasado se estrenó en nuestros cines Arma fatal (Hot fuzz), una de las comedias más divertidas que se pudieron ver en las pantallas y que nos devolvía al trío formado por Edgar Wright en la dirección y Simon Pegg y Nick Frost en los papeles principales. Esta divertida comedia británica era la segunda colaboración entre ellos tras la descacharrante Zombies party (Shaun of the dead).
Precisamente a esta última película, maltratada por las distribuidoras en nuestro país y que gracias al boca-oreja se ha convertido en toda una cinta de culto, pertenece esta escena en la que los protagonistas, que acaban refugiándose en el pub (el pub… siempre el pub), son atacados por uno de los zombies… defendiéndose a ritmo de Queen y su Don’t stop me now. Música, coreografía, sangre y… mala leche, mucha mala leche.

FESTIVAL DE BERLÍN: DÍA UNO

Música para empezar la Berlinale

Al ritmo impuesto por Scorsese y los Rolling Stones ha dado comienzo hoy la 58ª edición del Festival de Berlín (la berlinale), con la proyección de Shine a light. Tratamos de estar lo más cerca posible de un concierto sin llegar a ser un incordio ha dicho Scorsese durante la multitudinaria rueda de prensa tras la proyección de un film que ha sido calificado por la crítica como entretenido y vibrante… aunque sólo apto para los muy fans.
La presencia del director de Uno de los nuestros y de los integrantes del veterano grupo ha hecho que la ausencia, por distintas circunstancias, de dos de las integrantes del jurado, la realizadora danesa Susanne Bier y la actriz francesa Sandrine Bonnaire, quedara en un segundo plano. Un jurado que acaba estando conformado sólo por seis personas, como son el realizador Costa-Gavras (que es el presidente), Diane Kruger, Shi Qui, Walter Murch, Uli Hanisch y Alexandre Rodnyansky.

Mañana ya da comienzo la sección oficial a concurso con la proyección de tres películas: la finlandesa Musta Jää (Black Ice), la china Zuo You (In love we trust) y la muy esperada y oscarizable película de Paul Thomas Anderson Pozos de ambición (There Will be blood)