jueves, 28 de mayo de 2009

ALMODOVAR, A LA CARGA CONTRA "EL PAÍS"

El manchego ataca a Boyero y a la publicación

¿Pataleta o venganza justificada?. Que cada uno piense lo que quiera, que para eso estamos en un país libre. El caso es que las críticas lanzadas por Carlos Boyero en El País antes y después del Festival de Cannes a la película Los abrazos rotos no le han sentado nada bien a un Pedro Almodóvar que culpa en parte del mal recibimiento de su película al periodista y a la publicación. Tanto que en su blog ha lanzado algunas perlas como estas:

Cuando afirmaba que en Francia me tratan mejor que aquí no quería generalizar, pero Borja Hermoso (redactor jefe de la sección de Cultura de El País) se encargó de distorsionar mis palabras. Yo estaba respondiendo a la pregunta de un periodista español, testigo impresionado de la buena reacción de la prensa internacional ante mi película. No estaba haciendo una declaración de principios, respondía lo obvio (Francia es el lugar donde más dinero dan mis películas, aunque estén mayoritariamente subtituladas) pero sin acritud con nuestro país y el modo en que se me trata aquí. Con mi respuesta me estaba refiriendo justamente a la actitud de Boyero, y al estilo macarra del que hace gala el jefe de Cultura del principal periódico de nuestro país

Y justamente cuando alguien expresa una declaración de tamaña hostilidad hacia mí lo último que su periódico debe hacer es encargarle la crítica o lo que sea de mi última película, si pretende respetar el principio de imparcialidad

Pero dada la connivencia de ambos sujetos, la dirección de El País carga con toda la responsabilidad, del mismo modo que los obispos son responsables de lo que Federico Jiménez Losantos escupe en la COPE

Con esto no inicio un diálogo, mucho menos pretendo crear polémica. He permanecido mucho tiempo callado y estoy harto. Vivimos en un país libre. Los críticos y los periodistas no son intocables. Ningún ciudadano debe serlo.

Y digo yo… ¿acaso un crítico es el responsable del éxito o el fracaso de un film?, ¿la crítica es capaz de gobernar en la taquilla?, ¿el público no es el que toma la decisión de ver o no una película?, ¿dónde queda la responsabilidad del director?.

Lo dicho: ¿pataleta o venganza justificada?