viernes, 17 de diciembre de 2010

SE NOS HA IDO BLAKE EDWARDS

La comedia (y la Pantera Rosa) se visten de luto

Se nos ha ido el padre del inspector Clouseau, el de Holly Golightly, el del inocentón y entrañable revientafiestas Hrundi V. Bakshi de El Guateque, el del ambiguo Viktor Hempel (en realidad Victoria), el del cuarentón y bajito compositor George Webber obsesionado con las curvas de Bo Derek... en fin, que se nos ha ido Blake Edwards a los 88 años y la comedia ha perdido a uno de los más grandes.
Unido inevitablemente a la figura del excéntrico y torpón inspector Jacques Clouseau interpretado por un Peter Sellers con el que le unía una relación amor-odio (hizo con él siete películas, seis de ellas de la saga de La Pantera Rosa), Blake Edwards también es conocido por ser el director de películas tan conocidas como Desayuno con diamantes, Operación Pacífico, ¿Victor o Victoria?, La carrera del siglo, 10, la mujer perfecta, ¿Qué hiciste en la guerra papi?, Cita a ciegas o Una rubia muy dudosa entre otras. Todas ellas películas que bebían de la comedia más clásica, con el slapstic como una de sus referencias más claras y directas.



Sin embargo, Blake Edwards no se dedicó sólo a la comedia (aunque fuera su género predilecto) dejando también para la posteridad dramas como la muy etílica Días de vino y rosas, el drama romántico La semilla del tamarindo o los thrillers Diagnóstico: asesinato y Chantaje contra una mujer.

Casado con la actriz Julie Andrews (con la que trabajó en varias ocasiones), el trabajo de Blake Edwards no fue reconocido en los Oscars hasta 2004, cuando le fue otorgado uno honorífico. Curiosamente, un hombre que le ha dado tanto al cine y, principalmente, a la comedia, tan sólo obtuvo una nominación por su guión de ¿Victor o Victoria?. Escaso reconocimiento oficial (tampoco es que eso importe demasiado) para uno de los más grandes directores y guinostas que ha dado la comedia cinematográfica.

1 comentario:

ANRO dijo...

Nada más ver tu entrada me he quedado sorprendido. No conocía la noticia.
Sí que es una gran pérdida, aunque B.E. ya dió de sobra todo lo que tenía que darnos en todas y cada una de las pelis que nombras.
La escena del camarero borracho de "El Guateque" es única. Creo que pocas veces me he reído como entonces.
De sus pelis dramáticas "Dias de Vino y de Rosas" es genial y tanto Jack como Ly nos emocionan con sus magníficas interpretaciones...pero qué decir de Julie en Victor y Victoria o Audrey en "Desayuno con diamantes"....en fin que lo mejor forma de recordar a este genial realizador es montándote tu propio ciclo en tu casa y volver a gozar de su obra. Seguro que él desde el cielo se echará sus risas.
Un abrazote.