miércoles, 26 de enero de 2011

ALEX DE LA IGLESIA DIMITE DE SU CARGO DE PRESIDENTE DE LA ACADEMIA DE CINE

La 'Ley Sinde' se apunta su primera víctima

Aunque la noticia cinematográfica del día de ayer fueron las nominaciones a los Oscar, incluida la de Javier Bardem por Biutiful, no cabe duda de que la otra noticia del día fue la dimisión del presidente de la Academia de Cine Alex de la Iglesia a causa del acuerdo entre PSOE, PP Y CiU para sacar adelante la llamada 'Ley Sinde'.
En un artículo publicado en el diario El País, Alex de la Iglesia afirmó que dejaría su cargo una vez finalizada la gala de los Premios Goya, que se celebrará el próximo 13 de febrero.

‘No voy a dejar de discutir, pero francamente, prefiero hacerlo como director que como presidente. Lo coherente es dejarlo. Acabaré lo que he empezado, eso sí, no quiero decepcionar a los compañeros de profesión, y prometo no empañar la ceremonia con este asunto. Quiero que sea la fiesta que todos esperamos. El debate continuará, pero en un lugar adecuado. Después de la gala, dimito como presidente.’

Tras el rechazo inicial de la 'Ley Sinde', Alex de la Iglesia inició una serie de conversaciones con todas las partes implicadas, intentando mediar en el asunto y conocer de primera mano sus opiniones.

‘Teniendo posturas absolutamente divergentes, el diálogo era fluido y sobre todo, constante. Soy un tipo con el genio fácil y dado a la respuesta rápida y poco meditada. Esta gente me dio una lección. Es cómodo hablar con los que te siguen la corriente: te reafirmas en tus ideas, te sientes parte de un grupo, protegido, frente al resto de locos que se equivocan. Por vez primera, aprendí que dialogar con personas que te llevan la contraria es mucho más interesante. Puede resultar incómodo al principio, sobre todo si eres soberbio, como yo. Pero cuando aprendes a encajar, la cosa fluye, y las ideas entran.’

Sin embargo, ese intento de acercar posturas por su parte no ha tenido ningún fruto, más allá del acercamiento personal de posiciones. La política es otra cosa muy distinta, no respira el mismo aire ni se nutre de los mismos intereses. Por eso, por mantener un poco de coherencia personal y también porque un cargo importante gasta mucho, Alex de la Iglesia ha decidido volver a su trabajo, el de contar historias con la cámara.

‘Seguiré siendo miembro de la Academia, discutiendo y metiendo la pata como siempre, pero como director de cine, que es lo mío.’

El comunicado al completo de Alex de la Iglesia en El País lo tenéis por aquí.

2 comentarios:

Lucy dijo...

que asco... acabo de leer el artículo en la informacion y es lamentable... Álex de la Iglesia: "No puedo imponer mi forma de ver las cosas al resto de los compañeros de la profesión"

J.A. Pérez dijo...

Todo este asunto es intragable. Creo que De la Iglesia ha sido coherente, pero se ha metido en un berenjenal que ya veremos cómo le sale. Seguramente saldrá muy perjudicado... y si no al tiempo.

Un abrazo.