lunes, 24 de enero de 2011

"EL OTRO LADO DEL VIENTO" PODRÍA SALIR DEL LIMBO

El film de Welles podría estrenarse... cuarenta años después

Al igual que ocurrió con su Don Quijote, Orson Welles nunca llegó a terminar su película El otro lado del viento. Y al igual que ocurrió con su adaptación de la obra de Miguel de Cervantes, parece ser que va a ser otro quien la termine.
Eso es lo que ha declarado el director de fotografía Gary Graver al diario The Observer, que ha anunciado que los derechos sobre el material rodado por Welles de su proyecto El otro lado del viento están a punto de ser vendidos, lo que podría provocar que hubiera un acuerdo para su exhibición… casi cuarenta años después de que se iniciara su rodaje.

La venta de los derechos de la película está hoy en día en manos de Jacqueline Boushehri (familiar del Sah de Persia) y la actriz Oja Kodar, pareja sentimental de Welles en los últimos años de su vida. Precisamente Oja Kodar (que también trabajaría con Welles en Fraude y Don Quijote) trabajó en la película junto con John Huston, director y ocasional actor que interpretaba en el film al personaje principal, un director de cine que celebra una fiesta por su 70 cumpleaños, permitiéndole esta situación hacer un repaso de su vida y una radiografía de bondades y las miserias de Hollywood.
Actores y directores amigos de Welles, como es el caso de Dennis Hopper, Edmond O’Brien, Mercedes McCambridge, Claude Chabrol, Paul Mazursky o Peter Bogdanovich participaron en este film inacabado. Por lo que se rumorea, Bogdanovich (buen amigo de Orson Welles en sus últimos años) será el encargado del montaje de El otro lado del viento. Siempre y cuando, claro está, las negociaciones por los derechos lleguen a buen puerto.



Otra cosa muy distinta será que el montaje final de El otro lado del viento contente a todos, como ya ocurrió con el polémico montaje que realizó Jesús Franco de Don Quijote. Bien es cierto que, al parecer, Welles tenía totalmente planificado el montaje del film cuando los problemas financieros de su inversor principal hicieron que el metraje acabara en una caja de seguridad de un banco en París.
Sea como fuere, todavía está por llegar el momento en que podamos ver El otro lado del viento en un cine (si es que llega alguna copia por estos lares) o sentados tranquilamente en el sofá de nuestra casa. Lo que está claro es que esta es una gran noticia para cualquier cinéfilo que se precie de serlo.

No hay comentarios: