martes, 15 de febrero de 2011

LOS GOYA 2011 FUERON RECORD DE AUDIENCIA

El morbo le ganó al sopor

Supongo que habrá sido el efecto de la polémica de las últimas semanas y del morbo de ver a la ministra Ángeles González-Sinde y al todavía presidente de la Academia de Cine Alex de la Iglesia sentados juntitos entre el público. Supongo que eran las ganas de ver si alguno de los presentadores hacía alguna broma al respecto o si Andreu Buenafuente sacaba tajada del asunto y montaba un show a lo Ricky Gervais en los Globos de Oro. Supongo… un montón de cosas, pero ninguna de ellas me explica el por qué una gala soporífera (todas lo son, no nos engañemos) como la del otro día, que se alargó más allá de las tres horas, superó los cuatro millones de espectadores, logrando de esta forma un share del 25,4 %.
Y el caso es que no empezó nada mal, con Buenafuente en plan Billy Crystal (salvando las distancias, claro está) haciendo una entradilla muy divertida, aprovechando retazos de películas ganadoras del Goya en los 25 años de su historia para enlazar el final de la gala del año pasado con la del presente.



Una buena entrada que no tuvo (salvo chispazos) mucha continuidad. Sin embargo, este buen resultado de público hace que Buenafuente tenga todas las papeletas para ser el presentador del año que viene. Esperemos que tome nota de los errores (la duración, principalmente) y en la del próximo año la cosa mejore.

No hay comentarios: