lunes, 3 de octubre de 2011

FRASES DE CINE: "EL CREPÚSCULO DE LOS DIOSES"

Películas de ahora, películas de antes

- Un momento… ¿No nos conocemos?. Su cara me es conocida…
- ¿Se va o llamo a mi criado?
- Es Norma Desmond, de las películas mudas. Era una estrella.
- Y grande. Pero el cine ahora ya no lo es.
- Cada vez lo hacen peor.
- Lo mataron. Acabaron con él. Hubo una época en la que poseían los ojos de todo el mundo. Pero eso era poco para ellos, claro… También querían tener los oídos de todo el mundo. Abrieron sus bocazas y empezaron a hablar, hablar, hablar…
- Y llega el negocio de las palomitas. Se compran una bolsa y a oir hablar.
- Mire a los directores. Mire a los ejecutivos. Han matado a todos los ídolos. ¡A Fairbanks, a Gilbert, a Valentino!. ¿A quién tenemos ahora?. A unos Don Nadie.
- No me culpe. Yo no dirijo, sólo escribo.
- ¿Escribe?. ¿Escribe guiones?. Bueno, escriba. Han hecho una cuerda con las palabras y han ahorcado el cine. Hay micrófonos para captar los últimos suspiros. Y Tecnicolor para captar la lengua ensangrentada .
- Shhhhh… Hable más bajo.

Joe Gillis (William Holden) y Norma Desmond (Gloria Swanson) en la magnífica, corrosiva y en cierto modo profética El crepúsculo de los dioses de Billy Wilder. Cambiemos la llegada del sonoro por la avalancha del 3D, la moñería constante y los guiones cuya estupidez se intenta tapar a base de efectos especiales… y veremos que estas líneas escritas por Wilder y Charles Brackett en 1950 no han perdido ni un ápice de verdad. Claro que, como Holden-Gillis, corremos el riesgo de acabar ahogados en una piscina con un par de tiros en la espalda y uno en el estómago.

No hay comentarios: