miércoles, 24 de octubre de 2012

LA HISTORIA REAL DETRÁS DE "ARGO"

Si no fuese real, no habría película


Gracias a películas como Adiós, pequeña, adiós y The Town, la carrera de Ben Affleck pasó de estar estancada a revalorizarse en poco tiempo. De repente, ese actor un tanto limitado cuya carrera empezaba a diluírse en el olvido (por mucho que hubiera ganado un Oscar como guionista) empezó a estar en boca de todos gracias a sus dotes como director. Incluso algunas de sus actuaciones como La sombra del poder o The company men fueron bien vistas por la crítica.
Este viernes se estrena Argo en nuestros cines. Tercera película de este actor, productor, guionista y director con la que todo apunta a que puede estar nominado en la próxima edición de los Oscar. Y es que últimamente Argo es una de las películas que con más fuerza está sonando en las quinielas de la temporada de premios que está a punto de empezar.


Con motivo del estreno en nuestro país, los responsable de Argo han publicado este vídeo en el que nos hablan de la historia real que está detrás de la película. Y es que, a pesar de lo absurdo de la propuesta, el argumento de Argo se enmarca en los acontecimientos que tuvieron lugar durante la revolución iraní de 1979. Cuando la embajada de los estados Unidos fue ocupada por los iraníes, un grupo de seis diplomáticos estadounidenses logró escapar, ocultándose en la embajada canadiense. Para poder liberarlos, a la CIA no se le ocurrió un plan mejor que el de montar en Teheran una superproducción de Hollywood como tapadera para poder sacarlos como parte del equipo de filmación.
Ben Affleck, Brian Cranston, John Goodman y Alan Arkin nos hablan en este vídeo nos hablan en este vídeo del film y de los personajes que interpretan. Para ello cuentan también con la presencia del ex-presidente de ls U.S.A. Jimmy Carter, que aporta su conocimiento del asunto.


El próximo viernes podremos ver en los cines la que todos apuntan como una de las películas del año. Ya veremos si es así o no y si al final Argo acaba siendo una de las nominadas en los Oscar, porque todavía le queda mucho camino por recorrer. De momento, lo que está claro es que Ben Affleck ha confirmado es que su carrera como director no ha sido flor de un sólo día.

5 comentarios:

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

La vi ayer y en general está bien pero la poco creible escapada final estropea el resultado.

J.A. Pérez dijo...

No creo que la escapada final sea poco creible, aunque esa sólo es mi opinión. En lineas generales me parece una buena película, confirmando que Affleck es un director a tener muy en cuenta.

Un saludo!!

EL QUINTO FORAJIDO dijo...

Si no han visto aún la película no sigan leyendo.

La tensión final de la película está creada por una llamada de teléfono que es atendida inextremis, por un motivo totalmente absurdo dada la gravedad de la situación y por una subrealista persecución de unos guardias revolucionarios que en lugar de llamar a la torre de control para ordenar que se retrase la salida de un vuelo, se obcecan en reventar una puerta y perseguir a un boeing 747 mientras despega, y la torre no alerta al piloto que no se percata de nada. Para mi desde luego que el final es incoherente y no está a la altura del resto de la película, que en general por interpretación y ambientación está bien.

OscarP dijo...

La via ayer 31. Me gustó bastante. Me parece muy bien contada, mejor ambientada y me divierte pensar que el mundo de Hollywood es como lo pintan en Argo. Es obvio que el final está totalmente pensado para mantener una tensión irreal. Nadie es tan tonto como para no llamar a la torre de control. Tanto mi pareja como yo al salir dijimos lo mismo que se ha expresado aquí anteriormente.

J.A. Pérez dijo...

El final es irreal (por lo de aquello de no llamar a la torre)... pero creo que eso es lo de menos. Busca crear una tensión y a mi parecer lo consigue. Esto es cine sobre (en cierto modo) cine, o sea, la creación de una irrealidad.

Para mí la película funciona. está bien dirigida e interpretada. En estos tiempos en los que encontrar una película decente por la que pagar la entrada, encontramos con una película como 'Argo' siempre es una bendición. Con sus defectos y con sus (muchas) virtudes.

Un saludo!!